‘Start up’ que ponen su tecnología en el espacio

España es la quinta potencia europea en el sector espacial, un entorno en el que los emprendedores han aprovechado la reducción del tamaño y del coste de los dispositivos para desarrollar nuevos negocios.

En julio de 2008, el mundo miraba con asombro a Richard Branson, dueño de Virgin Group, cuando hablaba sobre la inminencia de los viajes al espacio. El magnate británico predijo que en 18 meses su compañía, Virgin Galactic, enviaría en un vuelo suborbital al primer turista espacial. Atraído por esta idea, José Mariano López, un ingeniero español que había desarrollado su carrera profesional en diferentes instituciones como Boeing, el MIT y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), vio la puerta abierta para cumplir su sueño: compartir su fascinación por el espacio con más gente. “Si convences a varios multimillonarios de que pueden ver la Tierra desde el exterior van a invertir en esta idea. Así acabas con los problemas de financiación del sector espacial”, señala López.

Sin embargo, los continuos retrasos en la fecha de lanzamiento de los vuelos turísticos, unido a las dudas que planteaba su seguridad, provocaron que el ingeniero pivotara su idea. Así creó Zero 2 Infinity, una start up que desarrolla globos de polietileno de entre 12 y 150 metros de diámetro que, impulsados por helio, elevan hasta la estratosfera dispositivos tecnológicos que pueden ser testados antes de enviarlos al espacio de forma definitiva. “La altura que alcanzan los globos permite a nuestros clientes reproducir las condiciones en las que trabajarán sus desarrollos cuando los lancen fuera de órbita”, señala López sobre una compañía que ilustra un proceso conocido en la última década como la “socialización de la carrera espacial”, el que ha permitido el desembarco de emprendedores en el sector.

“El tamaño reducido de la tecnología espacial ha provocado el abaratamiento de los costes de fabricación y la aceleración en sus fases de desarrollo. Así, han llegado más agentes especializados a nuestro entorno”, señala Alejandro Arranz, director de investigación e innovación de la Comunidad de Madrid y responsable de ESA BIC, la incubadora que la Agencia Espacial Europea tiene en la capital.

Efecto tractor

Una de las claves de este sector es su efecto tractor. Así, son muchas las innovaciones que aunque en principio estaban diseñadas para ser utilizadas en el espacio, acaban aplicándose en otros campos. “La economía asociada a la tecnología espacial se ha desarrollado de forma extraordinaria en España, que es la quinta potencia europea en este sector, gracias a tres ejes fundamentales: las telecomunicaciones por satélite, la navegación por satélite y la explotación de los datos de observación de la tierra y meteorología”, explica Javier Ventura-Traveset, portavoz de la ESA en España.

En este sentido, el experto estima que en el campo de la navegación, “cerca del 7% de nuestra economía depende en mayor o menor medida del uso de los satélites de posicionamiento, afectando a entornos tan diversos como el transporte, la energía, el turismo y la agricultura”. Precisamente, la generación de datos es uno de los campos que más han explotado las pymes. “Muchos satélites los generan de forma gratuita. Las start up los interpretan y les sacan partido”, explica Eugenio Fontán, gerente del clúster Madrid Aerospace, sobre un nicho de negocio conocido como downstream.

Dos perfiles de negocio

Así, hay dos tipos de emprendedores espaciales. Por un lado, los que desarrollan toda la parte del hardware, es decir lanzadores, cámaras y componentes de pequeños satélites. También forman parte de este grupo de empresas las que están desarrollando dispositivos que permiten reproducir las condiciones espaciales a una altura más baja, como Zero 2 Infinity. “Es una línea de negocio muy clara: puedes prototipar dispositivos, ponerlos en órbita y comprobar si funcionan a menor escala. Así rebajas la incertidumbre y la cantidad de dinero que arriesgas es más pequeña”, explica Ángel Sánchez, vicepresidente de la división aeroespacial de Everis.

Aunque se hayan abaratado mucho los costes, para poner en órbita un nanosatélite del tamaño de una caja y que no supere el kilo de peso, los denominados small sats, “hacen falta unos 4 millones de euros para completar su financiación”, explica Fontán. Como reunir este dinero sigue siendo complicado, los emprendedores se han especializado en desarrollar aplicaciones que aprovechan los datos de satélites o constelaciones de ellos que ya están operativos.

Es el caso de Galileo y Copernicus, dos programas europeos que se han convertido en grandes generadores de oportunidades de negocio en Europa. “Además tienen cobertura mundial y ofrecen una continuidad de datos durante varias décadas, lo que pocas inversiones pueden garantizar a día de hoy”, explica Ventura-Traveset, que destaca el alto interés de los inversores por estas compañías. “Las empresas que se generan usando tecnología espacial reúnen los ingredientes que más desea un fondo de inversión: innovación en los productos que se proponen comercializar, un alto nivel de profesionalidad y formación de los emprendedores, que sean negocios escalables y que nazcan con vocación internacional”.

De este modo, las start up espaciales se adaptan como pocas al fenómeno de la globalización y en un entorno mundial cambiante aportan seguridad, continuidad y oportunidades de futuro al inversor.

Satélites que desarrollan el IoT

Imagine que levanta el teléfono y como el que encarga una pizza pudiera pedir que le construyan un satélite. Pues esto es posible gracias a Open Cosmos: “Somos una empresa 360, es decir, integramos toda la cadena de valor. Desde la construcción del satélite al procesado y entrega de datos”, explica Rafael Jordá, un estudiante de ingeniería que en 2015 fundó Open Cosmos. “Al principio, los fondos vinieron desde España, pero para poder desarrollar la compañía nos hemos trasladado a Reino Unido”, explica Jordá, cuya ‘start up’, en la que trabajan 46 personas y que ha captado unos 7 millones de euros, desarrolla satélites de hasta 50 kilos. “Los más grandes tienen una vida útil superior a la década”, afirma el fundador de una empresa cuyos encargos llegan, de forma habitual, de compañías tecnológicas que desarrollan soluciones de IoT. “Las empresas de telecomunicaciones utilizan nuestros dispositivos para conectar sus redes en el espacio. Además, esto también lo aprovechan otros negocios, como los de observación de la Tierra”.

Alta resolución a 500 kilómetros del suelo

Un lanzamiento fallido de un instrumento del CSIC desde Cabo Cañaveral, en Florida, supuso el punto de partida para Satlantis. “Para encontrar una fecha en la que las condiciones del tiempo fueran mejores consultaron a Rafa Guzmán, astrofísico español que trabajaba en la Universidad de Florida y disponía de un telescopio para observar materia oscura”, explica Juan Tomás Hernani sobre la idea de negocio de su ‘start up’; “poner a mirar hacia abajo, a la Tierra, la cámara del telescopio”. En 2013 arrancó Satlantis, instalándose en Bilbao un año después. “Observamos nuestro planeta en órbitas bajas, a 500 kilómetros de altura”, explica Hernani sobre una cámara que pesa unos 12 kilos y que tiene una resolución de hasta 55 centímetros. “Nuestra cámara combina óptica, electrónica industrial e Inteligencia Artificial para reconstruir las imágenes, ya que trabaja en todos los espectros de la luz, lo que permite observar casi cualquier material”, afirma el responsable de un ‘start up’ que acaba de cerrar una ronda de financiación de 26 millones de euros.

Así es el lanzador con DNI español

Las compañías que desde hace un par de décadas desarrollan los llamados ‘small sats’, satélites de entre 1 y 100 kilos, se enfrentan a un problema al ponerlos en órbita: no existen lanzadores que se ajusten a su tamaño. “Los cohetes habituales miden como un edificio de 20 plantas y pesan unas 500 toneladas. Por eso son tan caros”, señala Raúl Torres, cofundador de PLD Space, una ‘start up’ ilicitana que ha desarrollado el Miura, un lanzador español diseñado para enviar pequeños satélites al espacio. “Estamos a menos de un año de nuestro primer lanzamiento”, afirma el responsable de una compañía que, desde que se creó en 2011, ha levantado 17 millones de euros de capital 100% español. “Esto es un hito. Al principio nos preguntaban si esto de los cohetes era una cosa de Mortadelo y Filemón”, comenta Torres. El objetivo es que su lanzador se pueda reutilizar, con lo que, además de ahorrar costes, son una empresa que no deja residuos en el espacio.

Globos para lanzar cohetes

Desde que en 2009, José Mariano López fundara Zero 2 Infinity, este ingeniero español ha buscado la manera de llegar al espacio de la forma más económica y segura. Un método que descubrió en los globos de polietileno, que pueden elevar cargas de hasta 5 toneladas llegando hasta los 42 kilómetros de altura. “Los dispositivos pueden mantenerse suspendidos desde unos días hasta los seis meses”, señala el CEO de una ‘start up’ que cuenta con clientes como Airbus y la NASA. “Utilizan nuestros elevadores para probar su tecnología en unas condiciones imposibles de reproducir en la Tierra”, explica López que, a medio plazo, piensa que sus globos podrán transportar lanzadores que se encenderán a partir de los 30 kilómetros de altura, reduciendo los costes de enviar satélites al espacio. La ‘start up’ catalana tampoco renuncia a la carrera por el turismo espacial. “Estamos desarrollando unas cápsulas en las que podrán viajar turistas impulsadas por nuestros globos”.

Claves del entorno español

España es uno de los diez países fundadores de la Agencia Espacial Europea (ESA), una institución a la que aporta el 8% de su presupuesto. “Contamos con dos centros de ESA BIC, uno en Madrid y otro en Barcelona. Son dos programas de incubación de empresas, que generan unas 16 nuevas compañías cada año”, explica Javier Ventura-Traveset, portavoz de ESA en España y jefe de la oficina científica del programa Galileo. Ambas incubadoras cuentan con proyectos de colaboración con facultades de ingeniería y ciencia de las principales universidades españolas, por lo que los estudiantes empiezan a colaborar con la institución espacial sin salir del aula. “Esto genera un grado de profesionalización muy elevado de nuestros alumnos”, explica Alejandro Arranz, de ESA BIC Madrid. Por otro lado, España cuenta con una de las mayores redes de observatorios astronómicos en el mundo, -donde destacan centros como el del Roque de los Muchachos, en La Palma, y el de Yebes, en Guadalajara- en los que la investigación espacial es pionera a nivel mundial.

Fuente: http://www.expansion.com/pymes/2019/01/07/5c2f31b522601dd07f8b45c6.html

Alejandro Galisteo. Madrid

Share

E.Fontán: ‘China ha conseguido una proeza por aterrizaje en cara oculta de la Luna’

El aterrizaje de la nave china Chang’e-4 en la cara oculta de la Luna supone una “auténtica proeza” y marcará un hito a la hora de aplicar conocimientos extraídos de esta aventura espacial, explicó a Xinhua el gerente del Cluster Aeroespacial de la Comunidad de Madrid, Eugenio Fontán.

ENTREVISTA en Spanish.china.org

“Aterrizar la nave en la cara oculta de la Luna es una proeza técnica porque requiere un periodo de tiempo significativo en el que la nave no va a tener comunicación con la Tierra”, comentó.

Lanzada el 8 de diciembre de 2018, la sonda lunar china Chang’e-4, integrada por un módulo de aterrizaje y un explorador, aterrizó en la cara oculta de la Luna este jueves a las 10:26 hora de Beijing (02:26 GMT), según la Administración Nacional del Espacio de China.

Esta es la primera vez que una nave aluniza en la cara oculta de la Luna.

Debido a que el ciclo de traslación de la Luna es igual a su ciclo de rotación, es una misma cara la que da siempre hacia la Tierra. La otra cara, la mayor parte de la cual no puede ser vista desde la Tierra, se llama la cara oculta o cara oscura porque no ha sido explorada.

E. Fontán señaló que la dificultad del alunizaje reside precisamente en que son muchas las decisiones imprevistas a las que se enfrenta cualquier nave.

“En esta ocasión, a diferencia de otras tripuladas o no, pero siempre guiadas desde la Tierra, la sonda china debió hacerlo sola. Muy pocas agencias espaciales tienen la capacidad para hacerlo”, recalcó Fontán.

Dijo que la hazaña coloca a China en una mejor posición dentro del ámbito aeroespacial y la tecnología usada para el alunizaje tendrá varias aplicaciones que “pronto se usarán en el día a día”, agregó el experto.

“Podemos sacar la similitud de esta sonda con un dron. Por lo tanto, va a permitir adquirir una experiencia válida para manejar drones o naves sin piloto en lugares recónditos como fosas submarinas, en las que la nave podrá tener la capacidad de tomar sus propias decisiones”, explicó.

La nave china recorrió los más de 384.000 kilómetros que separan la Tierra de su satélite y tras seleccionar cuidadosamente el área, realizó el alunizaje en el cráter Von Karman en la cuenca de Aitken del polo sur.

A diferencia de la curva parabólica de la trayectoria de descenso de su predecesora, la Chang’e-3 que llegó a la cara visible, la Chang’e-4 realizó un aterrizaje casi vertical, explicó el jefe de diseño del programa de exploración lunar de China, Wu Weiren.

“Esto fue un gran reto por el escaso tiempo, alta dificultad y riesgos”, agregó Wu.

De acuerdo con Fontán, este hito completa “un gran ciclo de China marcado por la puesta en órbita de varios satélites para hacer pruebas de comunicaciones cuánticas, lo que supone un salto tecnológico muy importante”.

“Es una de las pocas naciones que puede hacerlo y debe ser de gran utilidad científica, especialmente con aplicaciones en seguridad”, observó.

El experto español destacó que otros de los grandes éxitos que China ha conseguido recientemente en el espacio han sido las “mejoras en los sistemas de navegación” y en la “destrucción segura de satélites”.

Fontán exhortó a todos los gobiernos a la colaboración en materia espacial, pues consideró que el espacio “es un reto que a la humanidad le viene grande”, aunque resaltó los grandes progresos que muestra China.

“Pueden estar satisfechos, es una buena noticia para toda la humanidad. Les felicito”, se congratuló el científico español.

La nave Chang’e-4 está equipada con múltiples instrumentos para conocer mejor la cara oculta de la Luna, ya que se pretende que obtenga detalles que permitan desvelar los entresijos del lado del satélite que nunca se ha visto desde la Tierra.

Fuente: http://spanish.china.org.cn/science/txt/2019-01/04/content_74339022.htm

 

Share

Presentación de la red Space4Globe en la European Aerospace Cluster Partnership (EACP)

El pasado jueves 6 de diciembre, se llevó a cabo una reunión de EACP (European Aerospace Cluster Partnership) con el grupo de trabajo de Estrategia e Internacionalización. Durante la misma, se presentó la red Space4Globe, de la que somos asociados.

Space4Globe es una red europea de clusters estratégicos que tiene como objetivo desarrollar e implementar estrategias de internacionalización conjuntas para apoyar la internacionalización de las pymes hacia terceros países. El objetivo es ayudar a los proveedores de servicios espaciales y desarrolladores de aplicaciones a abordar directamente el enorme potencial económico dentro de los Estados miembros de la UE y a nivel internacional.

El Cluster Aeroespacial de Madrid es asociado de Space4Globe.

Más información: http://space4globe.eu/

Share

Pyme: ¿Quieres participar en misiones comerciales a Canadá, Chile, China, Colombia y Emiratos Árabes?

En el marco del proyecto europeo SPACE2IDGO (Space Clusters International Industrial Diversification Go) se ha abierto una nueva Call for SMEs para la selección de PYMEs para participar en las misiones comerciales que se van a realizar a Canadá, Chile, China, Colombia y Emiratos Árabes.

Las empresas que resulten seleccionadas para participar en las misiones recibirán los siguientes servicios por parte de PricewaterhouseCoopers a través de PwC’s accelerator, que apoya el trabajo del consorcio:

  • Fase de preparación de la misión: Evaluación de la madurez de la PYME, fortalecimiento de las habilidades de exportación, información sobre el mercado y preparación para hacer negocios en el mismo.
    • Evaluación de diagnóstico 360º.
    • Reunión de inicio para definir las necesidades de internacionalización.
    • Talleres de estrategia de exportación y capacitación internacional.
    • Taller y material específico para el país objetivo.
    • Servicios de consultoría especializada (2-5 horas incluidas las reuniones de inicio e informativa).
  • Internacionalización: Misiones de matchmaking a medida en los países de destino para establecer valiosas relaciones con socios o colaboradores relevantes en sus mercados objetivo, a fin de firmar acuerdos de entendimiento
    • Participación en hasta dos misiones a los países objetivo, adaptadas a sus necesidades e intereses de mercado.
    • Identificación de contactos locales, incluido el contacto directo con al menos dos contactos comerciales clave.
    • Apoyo logístico y reembolso de parte de los costes de avión.
  • Servicios de seguimiento: Asesoramiento personalizado para para establecer un plan de crecimiento sostenible a largo plazo.
    • Seguimiento de la misión, con apoyo para convertir los contactos y conversaciones en acuerdos comerciales, y apoyo legal.
    • Evaluación de la madurez y diagnóstico de 360° al final del programa para identificar factores de éxito y perspectivas de desarrollo futuro para su negocio.

La convocatoria permanecerá abierta hasta marzo de 2019. Cada mes se evaluarán las solicitudes recibidas y se seleccionarán nuevas PYMEs hasta agotar los fondos disponibles, por lo que os animamos a enviar vuestra solicitud lo antes posible.

Para más información se puede consultar el texto completo de la Call for SMEs de SPACE2IDGO, y se puede acceder al Application Form SPACE2IDGO Call for SMEs.

 

Share

Cheops: liderazgo industrial español en una misión de la ESA

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, ha visitado las instalaciones de Airbus Defence & Space en Barajas (Madrid) para ver el satélite Cheops. El sistema, que ha sido construido en su totalidad por la firma para la Agencia Espacial Europea (ESA), buscará nuevos exoplanetas.

Durante la visita, el ministro ha destacado que “gracias a la tecnología española se podrán descubrir nuevos exoplanetas” y ha añadido que “para España es muy importante albergar el consejo ministerial de la ESA en Sevilla en 2019 porque es una oportunidad para que el liderazgo de nuestra industria siga creciendo”.

Cheops es el primer satélite de la ESA adjudicado a España en competición abierta. La construcción del modelo de vuelo ha durado dos años, siendo Airbus el contratista principal y líder de un consorcio de 24 empresas (siete de ellas españolas) de hasta 11 países europeos.

Lanzamiento en octubre-noviembre de 2019

La ESA ha confirmado la ventana de lanzamiento del satélite Cheops del 15 de octubre al 14 de noviembre de 2019. El sistema despegará en un cohete Soyuz operado por Arianespace desde Kurú, en la Guayana Francesa.

El satélite, que recientemente completó su campaña de pruebas ambientales en el centro técnico de la ESA (ESAC), se encuentra en las instalaciones de Madrid para realizar las pruebas finales antes de ser declarado apto para su lanzamiento.

Cheops es una misión de observación de planetas con rangos de tamaño entre la Tierra y Neptuno en otros sistemas estelares. La luz de las estrellas anfitrionas entrará en el telescopio y se reflejará en el espejo primario hacia el secundario que, a su vez, dirigirá la luz a través de un orificio situado en el centro del espejo primario hasta el detector de carga acoplada (CCD, Charged Coupled Device).

Fuente: http://www.infoespacial.com/es/2018/12/12/noticia-duque-destaca-liderazgo-espana-cheops.html

 

 

Share

Agenda Sectorial de la Industria Aeronáutica

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Seguridad y Espacio (Tedae) han presentado la Agenda Sectorial de la Industria Aeronáutica.

El documento contiene la hoja de ruta a seguir de un sector que el Gobierno denomina “estratégico” y en el que España “es la quinta potencia europea”.

Puede descargar el documento en el siguiente enlace:

https://www.infodefensa.com/servicios/2018/12/05/documento-agenda-sectorial-industria-aeronautica.html

 

Share

‘De Madrid a Marte’

Los ingenieros madrileños suman otro reconocimiento espacial. Después del Curiosity, cuyo rover tiene una antena de comunicación realizada en Madrid, ahora es el turno de la sonda InSight de la NASA.

El artefacto, que acaba de aterrizar en el planeta rojo para analizar su actividad geológica, lleva consigo un pequeño pero esencial instrumento diseñado y fabricado en Madrid. Se trata de un medidor de viento y temperatura que se utilizará antes de que la sonda perfore el suelo marciano. Es una prueba más de la solidez de la industria espacial de la región.

El Twins —así se le ha bautizado, del inglés Temperature and Wind for InSight— se encuentra en ambos lados del InSight. Su trabajo es clave para la primera fase de la misión. El brazo mecánico de la sonda de la NASA explorará el interior de Marte hasta cinco metros. Pero, antes, necesita saber que la atmósfera está totalmente despegada. Aquí es cuando entran en juego los cilindros de 150 milímetros de ancho fabricados en Madrid. Gracias a sondas de calor, el Twins mide las ráfagas de viento. Así sirve de complemento al sismómetro para evitar falsas detecciones de sismos.

“Una ráfaga de viento podría mover la plataforma y leerse como un pequeño fenómeno sísmico”, comenta José Francisco Moreno, al mando del equipo de 15 ingenieros de Airbus (más otros que se han sumado al proyecto), que ha elaborado ese instrumento pensado para funcionar a la perfección en su estreno.

Ese dispositivo, como todos los del Insight, mezcla tecnología de precisión y resistencia. Ha tenido que superar el despegue, siete meses en el espacio y un aterrizaje en Marte. Y ahora debe aguantar condiciones marcianas con cambios de temperatura de hasta 80 grados, y mucho polvo. “Desde el punto de vista de la ingeniería, es un reto complejo”, explica Moreno. “Un gran éxito para la industria espacial madrileña, que no es casual. Contamos con ingenieros que tienen ideas muy interesantes y una inversión de muchos millones. Mandar una cosa a Marte no es nada sencillo”.

La tecnología del Twins ha aprovechado la de otro artefacto, también fabricado en Madrid. Se trata de la estación meteorológica (REMS) que se encuentra en el Curiosity y que analiza la temperatura del planeta, además de la presión, la humedad y los niveles de radiación ultravioleta.

“Así que ahora [con el InSight] tenemos dos centralitas meteorológicas, ambas construidas en Madrid, que envían datos directamente a la Tierra y que los ingenieros españoles pueden analizar”, mantiene Moreno.

Eugenio Fontán, gerente del Cluster madrileño aeroespacial, añade que la estación meteorológica “resulta crucial a fin de poner en marcha los protocolos de protección en casos de tormenta de polvo, uno de los elementos críticos de la misión”.

Polo tecnológico

Fontán recuerda, además, que las señales de la misión espacial de la NASA InSight se reciben y son procesadas, entre otras, en  la sede de Robledo de Chavela. Y que otra entidad, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, ha contribuido en el desarrollo de estos proyectos. “O sea, de Madrid al cielo se puede mejor decir, de Madrid a Marte“, afirma el experto.

Airbus, que ha liderado el proyecto del Twins, tiene su sede en el polo de Tres Cantos. Este lugar, ubicado a veinte kilómetros de la capital, es una pequeña Silicon Valley espacial. Aquí trabajan decenas de firmas que han colaborado en las principales misiones internacionales de los últimos años. Se hallan empresas como Sener, que ha colaborado con Airbus en el Curiosity, GMV, empresa puntera en centros de control, o Thales, otro gigante del sector.

Algunas de las firmas que trabajan en Madrid también están colaborando en las misiones del futuro. Como la europea ExoMars y la estadounidense, Mars2020, ambas enfocadas en buscar vida en Marte. Y, de paso, preparar el terreno para un futuro viaje tripulado a Marte. “La tecnología la tenemos, solo se trata de encontrar la oportunidad”, dice Moreno.

ÚLTIMA JOYA DE UN SECTOR PUJANTE

Rosetta. La sonda europea, lanzada en 2004, aterrizó diez años después en un cometa para analizar su superficie y enviar informaciones a la Tierra. La empresa madrileña GMV colaboró en el control de su trayectoria.

Galileo. Hasta 12 empresas españolas participan en el programa europeo de posicionamiento por satélite desarrollado por la UE. Muchas de ellas tienen sede en Madrid.

Curiosity y Opportunity. Antes del InSight, la NASA ha enviado otras dos sondas para bucear en Marte. Curiosity, el vehículo de exploración del planeta rojo, lleva una antena de comunicación fabricada en Madrid.

Fuente: https://elpais.com/ccaa/2018/12/01/madrid/1543684265_295708.html

 

Share

Eugenio Fontán: ‘Es el momento de formar parte de los países con una agencia espacial’

Infoespacial.com ha entrevistado a Eugenio Fontán, gerente del Clúster Aeroespacial de la Comunidad de Madrid, para conocer su visión sobre la industria española y cómo ve el futuro del New Space.

Knowledge Innovation Market (KIM), MRI International, Railway Innovation Hub (RIH) y el Clúster Aeroespacial de Madrid han celebrado un evento para debatir el estado y los retos del sector espacial bajo el lema ‘Clústeres para la innovación y la transferencia del conocimiento: El sector ferroviario y el sector aeroespacial‘, en Madrid.

Uno de los ponentes ha sido Eugenio Fontán, que ha focalizado su presentación en la labor del clúster en el sector espacial español. Además, ha incidido en los retos que tiene pendiente el país para consolidar su posición en Europa.

A continuación puedes leer la entrevista publicada en InfoEspacial.com:

¿Cuáles son los retos del sector espacial español?

Primero, los proyectos gubernamentales: los dos satélites de comunicaciones seguras ya en fase de definición. Además, el radar S3T de vigilancia, mantener una presencia activa en la Agencia Espacial Europea (ESA) con una participación sostenida en la contribución para los programas voluntarios, que es una línea prioritaria para España.

¿Es el momento de formar una agencia española?

Creo, con independencia de criterio y decisión, que es el momento para formar parte de los países con una agencia del espacio, que marque la estrategia espacial española a medio y largo plazo, desde el punto de vista industrial, manteniendo las especificidades de los diferentes actores: INTA, Hisdesat, CDTI, etc. Pero hace falta una coordinación. Esta agencia no debe suponer mayor coste para el sector.

 ¿Cómo valora que ha sido el 2018?

Creo que muy bueno. Sólo faltaría rematar los compromisos que hay que cerrar como los ya comentados al principio y dependiendo de los nuevos presupuestos, consolidar una cifra más acorde con nuestra posición relativa en Europa. Todos los países cercanos están incrementando su interés por el espacio, tanto en el sector civil y privado como en el gubernamental.

¿Cómo es de positivo para España acoger la ministerial de la ESA?

Es una gran oportunidad. El ministro Duque es el mejor representante que podemos tener en este foro y el Gobierno debe apoyar sus propuestas. España debe reforzar su presencia en la ESA con un incremento de su participación, para consolidar su nivel de quinto país de Europa, cuarto, una vez se consume el Brexit. Por ejemplo, las telecomunicaciones, que ahora se gestionan en el Reino Unido son una oportunidad para España.

Ante el actual auge del New Space, ¿cómo ve el futuro de este sector?

Es un nuevo reto. Aquí los tractores (Hisdesat, Hispasat y Airbus) deben hacer un ejercicio de liderazgo para ayudar al sector, especialmente a las pymes. El clúster está volcado con este nuevo concepto. Los programas europeos son una excelente oportunidad para ello. Este año de 2019 y el 2020 son claves, a mi juicio para formar parte de los países y los actores líderes en el desarrollo de este nuevo concepto. Esperamos tener ocasión de demostrarlo.

Fuente: http://www.infoespacial.com/es/2018/11/26/noticia-fontan-madrid-aerospace-momento-formar-parte-paises-agencia-espacial.html

Share