CESA: PRECISIÓN AL GIRAR EL GRAN TELESCOPIO Y ATERRIZAR EL MAYOR DRON DE ESPAÑA

La compañía aeroespacial CESA es la única en España que desarrolla sistemas fluidomecánicos para aviones

Han trabajado en el tren de aterrizaje del mayor dron del país: el Atlante, en el avión para repostaje en vuelo de Airbus y en los espejos que forman el Gran Telescopio de Canarias

Dejando libertad a la imaginación es cómo esta compañía echa a volar. Y nada menos que veinticinco años suma a sus espaldas la única empresa española del sector aeroespacial especializada en desarrollar sistemas fluidomecánicos para aviones. En julio de 1989 CESA nacía como spin off de la Compañía CASA y con el impulso del gobierno español. Ya en la actualidad, cuentan con dos accionistas principales, Airbus Defense and Space con un 60% del capital y UTC Aerospace Systems con el 40 restante.

Para aquellos a los que los sistemas fluidomecánicos le suenen a chino, un avión se compone de tres partes principales: la célula o estructura del avión, los motores y los sistemas que lleva dentro, que valen para mover el avión en el espacio, navegar, etc. Dentro de estos últimos se inscriben los sistemas fluidomecánicos: “comprenden desde el tren de aterrizaje hasta los sistemas hidráulicos que dan potencia a todos los sistemas del avión: mandos de vuelo, sistemas de actuación, etc.”, explica Eduardo Chamorro, director técnico y comercial de la empresa.

Es su estrecha relación con Airbus lo que hace que CESA haya desarrollado equipos y colaborado en proyectos pioneros con la compañía aeronáutica. Uno de los más destacables: las innovaciones introducidas en un avión conocido como tanquero, familiarmente. Tan sólo dos fabricantes tienen una línea de estos aviones de repostado de combustible en vuelo, según aclara Chamorro “uno de ellos era Boeing que se lo suministraba al mundo entero. Pero Airbus decidió hace unos años que también querían tener aviones tanqueros”. Así pues, el equipo de ingenieros de CESA, del que por cierto Chamorro se muestra especialmente orgulloso, se puso manos a la obra y colaboró con Airbus en el desarrollo de un avión que introduce por primera vez actuadores electromecánicos en lugar de los habituales hidráulicos presentes en la flota de Boeing. “Son actuadores de nueva generación y convierten al avión de Airbus en un modelo más avanzado y competitivo. Está ganando últimamente todos los contratos de aviones de repostado en vuelo”, concreta el director técnico.

Con hasta un 15% de inversión en I+D+i, la aeronáutica está inscrita en programas civiles, militares y de innovación. Con financiación parcial del CDTI (dependiente del Ministerio de Economía) para el último de los cometidos, CESA trabaja, además, en sistemas fluidomecánicos para drones. Concretamente ha realizado el desarrollo del tren de aterrizaje del mayor UAV hecho en España por el grupo Airbus Defense and Space: el Atlante -acrónimo de Avión Táctico de Largo Alcance No Tripulado Español-. El desarrollo tecnológico incluye sistemas de monitorización que permiten ver estado del tren y tomar decisiones sobre el vehículo sin estar a bordo, algo esencial en el caso un vehículo no tripulado.

Se trata de un tren de aterrizaje que aporta como novedades principales un amortiguador delantero oleoneumático y dirección eléctrica, un sistema de frenado mediante gancho de blocaje para la reducción de pesos y el empleo de materiales compuestos de fibra de carbono en el tren principal. Todas estas innovaciones hacen que el desarrollo tecnológico sea más ligero y menos contaminante. Además, su sistema de dirección eléctrica es altamente innovador. “Trabajamos en I+D en estos sistemas de trenes de aterrizaje, con el soporte del CDTI, desde hace años” resalta Chamorro.

Ya aplicados también en aviones de pasajeros, los trenes de aterrizaje de la compañía española utilizan nuevos materiales de alta resistencia y por lo tanto, su peso es menor, “un factor fundamental cuando hablamos de aviones”, aclara el director técnico. Avanza, en este punto, Chamorro que centran ahora su investigación en los sistemas de suspensión semiactiva. De forma similar a los coches, los sistemas de amortiguación de los aviones contienen dentro un fluido hidráulico; pues bien, desde CESA desarrollan amortiguadores que contienen un fluido magnetoreológico. Según explica el responsable de la compañía aeronáutica: “el líquido cambia su viscosidad al aplicarle un campo magnético. A través de un sistema de control variamos su viscosidad y esto hace que el sistema de amortiguación cambie totalmente su comportamiento”.

Con unas ventas de cien millones de euros, la empresa española compite a nivel mundial con grandes multinacionales. Sin embargo, no ha sido obstáculo para conseguir nuevos acuerdos en el mercado mundial dando un salto a países emergentes en donde cuentan con contratos con el fabricante turco de aviones TAI o el fabricante indio HAL. Además, trabajan con el ya citado Airbus en su rama de aviones civiles, Airbus Defense and Space o Sikorsky en el sector de helicópteros militares. “Nos estamos posicionando gracias a estas nuevas tecnologías que estamos desarrollando con fondos propios y con la ayuda de la Administración española. Nos permite competir por diferenciación tecnológica” asegura Chamorro.

Dentro de las líneas de alta tecnología de CESA cabe citar el proyecto ya realizado en el Telescopio Europeo Extremadamente Grande o Gran Telescopio de Canarias. El espejo primario con un diámetro de 10 metros y medio “no se puede fabricar de una sola pieza”, ironiza Chamorro que prosigue explicando “se fabrica en segmentos hexagonales que se colocan en el espacio con precisión nanométrica para que no se deforme la imagen”. Para un telescopio que cuando se mueve, mueve a la vez todos sus espejos, los ingenieros han generado la tecnología para el sistema de suspensión de estos espejos y para su ubicación en el espacio. La finalidad es que la imagen resultante sea perfecta y mantenga su calidad. “Nuestro posicionador para este telescopio es el más preciso a nivel mundial”, comenta orgulloso el director técnico que avanza, que entre los muchos proyectos que tiene la compañía en el punto de mira en estos momentos, se encuentra el del Extremely Large Telescopy que la Agencia Espacial Europea colocará en Chile. Un telescopio con un diámetro del espejo primario de más de 38 metros.

Fuente: http://www.elmundo.es/economia/2015/09/03/55e803b8268e3e68308b4574.html

Share