Entradas

‘Start up’ que ponen su tecnología en el espacio

España es la quinta potencia europea en el sector espacial, un entorno en el que los emprendedores han aprovechado la reducción del tamaño y del coste de los dispositivos para desarrollar nuevos negocios.

En julio de 2008, el mundo miraba con asombro a Richard Branson, dueño de Virgin Group, cuando hablaba sobre la inminencia de los viajes al espacio. El magnate británico predijo que en 18 meses su compañía, Virgin Galactic, enviaría en un vuelo suborbital al primer turista espacial. Atraído por esta idea, José Mariano López, un ingeniero español que había desarrollado su carrera profesional en diferentes instituciones como Boeing, el MIT y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), vio la puerta abierta para cumplir su sueño: compartir su fascinación por el espacio con más gente. “Si convences a varios multimillonarios de que pueden ver la Tierra desde el exterior van a invertir en esta idea. Así acabas con los problemas de financiación del sector espacial”, señala López.

Sin embargo, los continuos retrasos en la fecha de lanzamiento de los vuelos turísticos, unido a las dudas que planteaba su seguridad, provocaron que el ingeniero pivotara su idea. Así creó Zero 2 Infinity, una start up que desarrolla globos de polietileno de entre 12 y 150 metros de diámetro que, impulsados por helio, elevan hasta la estratosfera dispositivos tecnológicos que pueden ser testados antes de enviarlos al espacio de forma definitiva. “La altura que alcanzan los globos permite a nuestros clientes reproducir las condiciones en las que trabajarán sus desarrollos cuando los lancen fuera de órbita”, señala López sobre una compañía que ilustra un proceso conocido en la última década como la “socialización de la carrera espacial”, el que ha permitido el desembarco de emprendedores en el sector.

“El tamaño reducido de la tecnología espacial ha provocado el abaratamiento de los costes de fabricación y la aceleración en sus fases de desarrollo. Así, han llegado más agentes especializados a nuestro entorno”, señala Alejandro Arranz, director de investigación e innovación de la Comunidad de Madrid y responsable de ESA BIC, la incubadora que la Agencia Espacial Europea tiene en la capital.

Efecto tractor

Una de las claves de este sector es su efecto tractor. Así, son muchas las innovaciones que aunque en principio estaban diseñadas para ser utilizadas en el espacio, acaban aplicándose en otros campos. “La economía asociada a la tecnología espacial se ha desarrollado de forma extraordinaria en España, que es la quinta potencia europea en este sector, gracias a tres ejes fundamentales: las telecomunicaciones por satélite, la navegación por satélite y la explotación de los datos de observación de la tierra y meteorología”, explica Javier Ventura-Traveset, portavoz de la ESA en España.

En este sentido, el experto estima que en el campo de la navegación, “cerca del 7% de nuestra economía depende en mayor o menor medida del uso de los satélites de posicionamiento, afectando a entornos tan diversos como el transporte, la energía, el turismo y la agricultura”. Precisamente, la generación de datos es uno de los campos que más han explotado las pymes. “Muchos satélites los generan de forma gratuita. Las start up los interpretan y les sacan partido”, explica Eugenio Fontán, gerente del clúster Madrid Aerospace, sobre un nicho de negocio conocido como downstream.

Dos perfiles de negocio

Así, hay dos tipos de emprendedores espaciales. Por un lado, los que desarrollan toda la parte del hardware, es decir lanzadores, cámaras y componentes de pequeños satélites. También forman parte de este grupo de empresas las que están desarrollando dispositivos que permiten reproducir las condiciones espaciales a una altura más baja, como Zero 2 Infinity. “Es una línea de negocio muy clara: puedes prototipar dispositivos, ponerlos en órbita y comprobar si funcionan a menor escala. Así rebajas la incertidumbre y la cantidad de dinero que arriesgas es más pequeña”, explica Ángel Sánchez, vicepresidente de la división aeroespacial de Everis.

Aunque se hayan abaratado mucho los costes, para poner en órbita un nanosatélite del tamaño de una caja y que no supere el kilo de peso, los denominados small sats, “hacen falta unos 4 millones de euros para completar su financiación”, explica Fontán. Como reunir este dinero sigue siendo complicado, los emprendedores se han especializado en desarrollar aplicaciones que aprovechan los datos de satélites o constelaciones de ellos que ya están operativos.

Es el caso de Galileo y Copernicus, dos programas europeos que se han convertido en grandes generadores de oportunidades de negocio en Europa. “Además tienen cobertura mundial y ofrecen una continuidad de datos durante varias décadas, lo que pocas inversiones pueden garantizar a día de hoy”, explica Ventura-Traveset, que destaca el alto interés de los inversores por estas compañías. “Las empresas que se generan usando tecnología espacial reúnen los ingredientes que más desea un fondo de inversión: innovación en los productos que se proponen comercializar, un alto nivel de profesionalidad y formación de los emprendedores, que sean negocios escalables y que nazcan con vocación internacional”.

De este modo, las start up espaciales se adaptan como pocas al fenómeno de la globalización y en un entorno mundial cambiante aportan seguridad, continuidad y oportunidades de futuro al inversor.

Satélites que desarrollan el IoT

Imagine que levanta el teléfono y como el que encarga una pizza pudiera pedir que le construyan un satélite. Pues esto es posible gracias a Open Cosmos: “Somos una empresa 360, es decir, integramos toda la cadena de valor. Desde la construcción del satélite al procesado y entrega de datos”, explica Rafael Jordá, un estudiante de ingeniería que en 2015 fundó Open Cosmos. “Al principio, los fondos vinieron desde España, pero para poder desarrollar la compañía nos hemos trasladado a Reino Unido”, explica Jordá, cuya ‘start up’, en la que trabajan 46 personas y que ha captado unos 7 millones de euros, desarrolla satélites de hasta 50 kilos. “Los más grandes tienen una vida útil superior a la década”, afirma el fundador de una empresa cuyos encargos llegan, de forma habitual, de compañías tecnológicas que desarrollan soluciones de IoT. “Las empresas de telecomunicaciones utilizan nuestros dispositivos para conectar sus redes en el espacio. Además, esto también lo aprovechan otros negocios, como los de observación de la Tierra”.

Alta resolución a 500 kilómetros del suelo

Un lanzamiento fallido de un instrumento del CSIC desde Cabo Cañaveral, en Florida, supuso el punto de partida para Satlantis. “Para encontrar una fecha en la que las condiciones del tiempo fueran mejores consultaron a Rafa Guzmán, astrofísico español que trabajaba en la Universidad de Florida y disponía de un telescopio para observar materia oscura”, explica Juan Tomás Hernani sobre la idea de negocio de su ‘start up’; “poner a mirar hacia abajo, a la Tierra, la cámara del telescopio”. En 2013 arrancó Satlantis, instalándose en Bilbao un año después. “Observamos nuestro planeta en órbitas bajas, a 500 kilómetros de altura”, explica Hernani sobre una cámara que pesa unos 12 kilos y que tiene una resolución de hasta 55 centímetros. “Nuestra cámara combina óptica, electrónica industrial e Inteligencia Artificial para reconstruir las imágenes, ya que trabaja en todos los espectros de la luz, lo que permite observar casi cualquier material”, afirma el responsable de un ‘start up’ que acaba de cerrar una ronda de financiación de 26 millones de euros.

Así es el lanzador con DNI español

Las compañías que desde hace un par de décadas desarrollan los llamados ‘small sats’, satélites de entre 1 y 100 kilos, se enfrentan a un problema al ponerlos en órbita: no existen lanzadores que se ajusten a su tamaño. “Los cohetes habituales miden como un edificio de 20 plantas y pesan unas 500 toneladas. Por eso son tan caros”, señala Raúl Torres, cofundador de PLD Space, una ‘start up’ ilicitana que ha desarrollado el Miura, un lanzador español diseñado para enviar pequeños satélites al espacio. “Estamos a menos de un año de nuestro primer lanzamiento”, afirma el responsable de una compañía que, desde que se creó en 2011, ha levantado 17 millones de euros de capital 100% español. “Esto es un hito. Al principio nos preguntaban si esto de los cohetes era una cosa de Mortadelo y Filemón”, comenta Torres. El objetivo es que su lanzador se pueda reutilizar, con lo que, además de ahorrar costes, son una empresa que no deja residuos en el espacio.

Globos para lanzar cohetes

Desde que en 2009, José Mariano López fundara Zero 2 Infinity, este ingeniero español ha buscado la manera de llegar al espacio de la forma más económica y segura. Un método que descubrió en los globos de polietileno, que pueden elevar cargas de hasta 5 toneladas llegando hasta los 42 kilómetros de altura. “Los dispositivos pueden mantenerse suspendidos desde unos días hasta los seis meses”, señala el CEO de una ‘start up’ que cuenta con clientes como Airbus y la NASA. “Utilizan nuestros elevadores para probar su tecnología en unas condiciones imposibles de reproducir en la Tierra”, explica López que, a medio plazo, piensa que sus globos podrán transportar lanzadores que se encenderán a partir de los 30 kilómetros de altura, reduciendo los costes de enviar satélites al espacio. La ‘start up’ catalana tampoco renuncia a la carrera por el turismo espacial. “Estamos desarrollando unas cápsulas en las que podrán viajar turistas impulsadas por nuestros globos”.

Claves del entorno español

España es uno de los diez países fundadores de la Agencia Espacial Europea (ESA), una institución a la que aporta el 8% de su presupuesto. “Contamos con dos centros de ESA BIC, uno en Madrid y otro en Barcelona. Son dos programas de incubación de empresas, que generan unas 16 nuevas compañías cada año”, explica Javier Ventura-Traveset, portavoz de ESA en España y jefe de la oficina científica del programa Galileo. Ambas incubadoras cuentan con proyectos de colaboración con facultades de ingeniería y ciencia de las principales universidades españolas, por lo que los estudiantes empiezan a colaborar con la institución espacial sin salir del aula. “Esto genera un grado de profesionalización muy elevado de nuestros alumnos”, explica Alejandro Arranz, de ESA BIC Madrid. Por otro lado, España cuenta con una de las mayores redes de observatorios astronómicos en el mundo, -donde destacan centros como el del Roque de los Muchachos, en La Palma, y el de Yebes, en Guadalajara- en los que la investigación espacial es pionera a nivel mundial.

Fuente: http://www.expansion.com/pymes/2019/01/07/5c2f31b522601dd07f8b45c6.html

Alejandro Galisteo. Madrid

Share

Cheops: liderazgo industrial español en una misión de la ESA

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, ha visitado las instalaciones de Airbus Defence & Space en Barajas (Madrid) para ver el satélite Cheops. El sistema, que ha sido construido en su totalidad por la firma para la Agencia Espacial Europea (ESA), buscará nuevos exoplanetas.

Durante la visita, el ministro ha destacado que “gracias a la tecnología española se podrán descubrir nuevos exoplanetas” y ha añadido que “para España es muy importante albergar el consejo ministerial de la ESA en Sevilla en 2019 porque es una oportunidad para que el liderazgo de nuestra industria siga creciendo”.

Cheops es el primer satélite de la ESA adjudicado a España en competición abierta. La construcción del modelo de vuelo ha durado dos años, siendo Airbus el contratista principal y líder de un consorcio de 24 empresas (siete de ellas españolas) de hasta 11 países europeos.

Lanzamiento en octubre-noviembre de 2019

La ESA ha confirmado la ventana de lanzamiento del satélite Cheops del 15 de octubre al 14 de noviembre de 2019. El sistema despegará en un cohete Soyuz operado por Arianespace desde Kurú, en la Guayana Francesa.

El satélite, que recientemente completó su campaña de pruebas ambientales en el centro técnico de la ESA (ESAC), se encuentra en las instalaciones de Madrid para realizar las pruebas finales antes de ser declarado apto para su lanzamiento.

Cheops es una misión de observación de planetas con rangos de tamaño entre la Tierra y Neptuno en otros sistemas estelares. La luz de las estrellas anfitrionas entrará en el telescopio y se reflejará en el espejo primario hacia el secundario que, a su vez, dirigirá la luz a través de un orificio situado en el centro del espejo primario hasta el detector de carga acoplada (CCD, Charged Coupled Device).

Fuente: http://www.infoespacial.com/es/2018/12/12/noticia-duque-destaca-liderazgo-espana-cheops.html

 

 

Share

Madrid acogerá a los ministros de los Estados de la ESA

Los ministros de los Estados miembros de la Agencia Espacial Europea (ESA) a cargo de las actividades espaciales están convocados a la reunión ministerial intermedia (IMM18) que tendrá lugar en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) de Villanueva de la Cañada (Madrid) el próximo jueves 25 de octubre.

Esta reunión constituye un hito en el camino hacia Space19+, el próximo Consejo a nivel ministerial de la ESA, que se celebrará en noviembre de 2019. Ofrecerá orientación al director general de la ESA para desarrollar las propuestas de los programas y actividades que se someterán a decisión en Space19+. También le dará un mandato para establecer relaciones adecuadas entre la ESA y la UE a través de la negociación de un acuerdo marco de asociación con la Unión.

Fuente: https://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/Convocatoria_de_medios_Reunion_ministerial_intermedia_en_Madrid

Share

La industria espacial española firma su mayor contrato con la Comisión Europea

GMV lidera un equipo industrial que se ha adjudicado un contrato de la ESA, con un presupuesto inicial de hasta 250 millones de euros.

La facturación del sector espacial español ascendió a 851 millones en 2017.

El Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, ha presidido la presentación del contrato marco que la tecnológica española GMV ha suscrito con la Agencia Espacial Europea (ESA) en representación de la Comisión Europea.

Se trata del mantenimiento y evolución del Segmento de Control en Tierra de Galileo (Galileo Ground Control Segment), el sistema global de navegación por satélite europeo, auténtico buque insignia de la creciente actividad espacial de la Unión Europea.

El contrato marco tiene una envolvente presupuestaria de hasta 250 millones de euros e incluye la contratación en firme de la primera Orden de Trabajo por un importe en torno a los 150 millones de euros.

GMV lidera un equipo industrial constituido por varias empresas europeas en el que la industria española tiene un protagonismo esencial.

El contrato firmado por GMV le hará cargo del seguimiento de la constelación de satélites Galileo, así como de todos los elementos necesarios: el centro de control, el sistema de dinámica orbital, la planificación de misión, el soporte a las operaciones, las herramientas de simulación, la gestión de claves, la seguridad en la red, las estaciones de seguimiento, telecomando y telecontrol (TT&C) y la red de conexión entre todos los elementos.

El Programa Galileo

Galileo es un programa de la Unión Europea para el desarrollo de servicios de navegación a través de una constelación de 30 satélites y sus instalaciones terrenas de control y operación asociadas. Por delegación de la UE, la ESA se encarga de la contratación de los elementos principales de Galileo.

Durante los últimos 20 años, las empresas españolas del sector espacial han incrementado su capacidad tecnológica, duplicando en la última década su facturación global (que en 2017 fue de 851 millones de euros) y situándose en el quinto lugar europeo por facturación. Actualmente emplea a más de 3.500 personas altamente cualificadas.

Este crecimiento del sector espacial español ha estado fuertemente ligado a la participación de España en la ESA. España aporta 202 millones de euros de los 3.784 presupuestados por el organismo internacional en 2018, cantidad que permite a empresas españolas competir por contratos industriales de alto valor añadido. Durante los últimos 20 años, España ha obtenido una media de retorno industrial por encima de su contribución.

España ostenta actualmente la presidencia ministerial del Consejo de la ESA, lo que permite a nuestro país desempeñar un papel central en la estrategia espacial europea. Se prevé que España aporte más de 1.500 millones para el periodo 2016-2024.

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), organismo dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, representa a España en la ESA y en diversos comités de espacio de la UE. Este Centro viene desempeñando una activa labor en apoyo a las empresas tecnológicas españolas y, en particular, en el fomento de su internacionalización.

Fuente: http://www.ciencia.gob.es/portal/site/MICINN/menuitem.edc7f2029a2be27d7010721001432ea0/?vgnextoid=1ae3828389ea5610VgnVCM1000001d04140aRCRD&vgnextchannel=4346846085f90210VgnVCM1000001034e20aRCRD

 

Share

¡Galileo está completo!

La ESA lanzó con éxito el Ariane 5 con cuatro satélites Galileo

26/07/2018

Galileo es un sistema bajo control civil que proporciona información precisa sobre la geolocalización y la medición del tiempo. Tiene como objetivo garantizar la independencia de Europa de otros sistemas de navegación por satélite, así como su autonomía estratégica en la navegación por satélite. La autonomía de Europa en este sector para contribuir a impulsar el mercado de trabajo europeo, ayudará a la UE a reforzar su papel de garante de la seguridad y la defensa de sus ciudadanos y apoyará las tecnologías emergentes, tales como inteligencia artificial, drones, movilidad automatizada e Internet de las cosas.

España participa en Galileo a través de la ESA y de la Unión Europea, aportando cerca del 9% de su presupuesto total. Además, hay un importante número de empresas españolas trabajando en las diferentes infraestructuras de Galileo.

España también acoge el Centro de Servicios de Galileo, ubicado en las instalaciones del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial de Torrejón de Ardoz en Madrid.

Fuente: http://actualidadaeroespacial.com

http://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/Un_nuevo_lanzamiento_amplia_el_alcance_global_de_Galileo

 

Share