Entradas

Eugenio Fontán nombrado miembro del NEREUS Management Board en representación de la Comunidad de Madrid

Es la primera vez que una región española forma parte del máximo órgano de gobierno de esta red europea de regiones interesadas en el aprovechamiento de las tecnologías relacionadas con el espacio, especialmente observación de la tierra y geoposicionamiento.

NEREUS (Network of European Regions Using Space Technologies), es una red de regiones europeas que utilizan la tecnología espacial. El objetivo principal de NEREUS es ofrecer una plataforma para ser una única voz en la dimensión regional de la política espacial europea.

Durante la celebración de la 19ª Asamblea General de la red NEREUS, que ha tenido lugar hoy en el Comité Europeo de Regiones en Bruselas, Eugenio Fontán, Director Gerente del Clúster Aeroespacial de Madrid, ha sido nombrado miembro del Consejo de Administración de la red NEREUS, en la que la representación de la Comunidad de Madrid recae en la Fundación para el Conocimiento madri+d con el apoyo del Clúster Aeroespacial de Madrid.

Su misión es acercar los crecientes beneficios que pueden proporcionar las tecnologías espaciales a las regiones, sus ciudadanos y a las empresas establecidas en las mismas.

Promoviendo y divulgando el uso que pueden tener este tipo de tecnologías a nivel regional, NEREUS se esfuerza por difundir su utilización y por que se conozcan los servicios actualmente disponibles a lo largo de toda Europa.

Asimismo, se aboga porque las actividades que se llevan a cabo en el área de exploración espacial se centren en generar conocimiento y en cómo hacer que dichas actividades sean explotadas a nivel regional.

Share

E.Fontán: ‘China ha conseguido una proeza por aterrizaje en cara oculta de la Luna’

El aterrizaje de la nave china Chang’e-4 en la cara oculta de la Luna supone una “auténtica proeza” y marcará un hito a la hora de aplicar conocimientos extraídos de esta aventura espacial, explicó a Xinhua el gerente del Cluster Aeroespacial de la Comunidad de Madrid, Eugenio Fontán.

ENTREVISTA en Spanish.china.org

“Aterrizar la nave en la cara oculta de la Luna es una proeza técnica porque requiere un periodo de tiempo significativo en el que la nave no va a tener comunicación con la Tierra”, comentó.

Lanzada el 8 de diciembre de 2018, la sonda lunar china Chang’e-4, integrada por un módulo de aterrizaje y un explorador, aterrizó en la cara oculta de la Luna este jueves a las 10:26 hora de Beijing (02:26 GMT), según la Administración Nacional del Espacio de China.

Esta es la primera vez que una nave aluniza en la cara oculta de la Luna.

Debido a que el ciclo de traslación de la Luna es igual a su ciclo de rotación, es una misma cara la que da siempre hacia la Tierra. La otra cara, la mayor parte de la cual no puede ser vista desde la Tierra, se llama la cara oculta o cara oscura porque no ha sido explorada.

E. Fontán señaló que la dificultad del alunizaje reside precisamente en que son muchas las decisiones imprevistas a las que se enfrenta cualquier nave.

“En esta ocasión, a diferencia de otras tripuladas o no, pero siempre guiadas desde la Tierra, la sonda china debió hacerlo sola. Muy pocas agencias espaciales tienen la capacidad para hacerlo”, recalcó Fontán.

Dijo que la hazaña coloca a China en una mejor posición dentro del ámbito aeroespacial y la tecnología usada para el alunizaje tendrá varias aplicaciones que “pronto se usarán en el día a día”, agregó el experto.

“Podemos sacar la similitud de esta sonda con un dron. Por lo tanto, va a permitir adquirir una experiencia válida para manejar drones o naves sin piloto en lugares recónditos como fosas submarinas, en las que la nave podrá tener la capacidad de tomar sus propias decisiones”, explicó.

La nave china recorrió los más de 384.000 kilómetros que separan la Tierra de su satélite y tras seleccionar cuidadosamente el área, realizó el alunizaje en el cráter Von Karman en la cuenca de Aitken del polo sur.

A diferencia de la curva parabólica de la trayectoria de descenso de su predecesora, la Chang’e-3 que llegó a la cara visible, la Chang’e-4 realizó un aterrizaje casi vertical, explicó el jefe de diseño del programa de exploración lunar de China, Wu Weiren.

“Esto fue un gran reto por el escaso tiempo, alta dificultad y riesgos”, agregó Wu.

De acuerdo con Fontán, este hito completa “un gran ciclo de China marcado por la puesta en órbita de varios satélites para hacer pruebas de comunicaciones cuánticas, lo que supone un salto tecnológico muy importante”.

“Es una de las pocas naciones que puede hacerlo y debe ser de gran utilidad científica, especialmente con aplicaciones en seguridad”, observó.

El experto español destacó que otros de los grandes éxitos que China ha conseguido recientemente en el espacio han sido las “mejoras en los sistemas de navegación” y en la “destrucción segura de satélites”.

Fontán exhortó a todos los gobiernos a la colaboración en materia espacial, pues consideró que el espacio “es un reto que a la humanidad le viene grande”, aunque resaltó los grandes progresos que muestra China.

“Pueden estar satisfechos, es una buena noticia para toda la humanidad. Les felicito”, se congratuló el científico español.

La nave Chang’e-4 está equipada con múltiples instrumentos para conocer mejor la cara oculta de la Luna, ya que se pretende que obtenga detalles que permitan desvelar los entresijos del lado del satélite que nunca se ha visto desde la Tierra.

Fuente: http://spanish.china.org.cn/science/txt/2019-01/04/content_74339022.htm

 

Share

‘De Madrid a Marte’

Los ingenieros madrileños suman otro reconocimiento espacial. Después del Curiosity, cuyo rover tiene una antena de comunicación realizada en Madrid, ahora es el turno de la sonda InSight de la NASA.

El artefacto, que acaba de aterrizar en el planeta rojo para analizar su actividad geológica, lleva consigo un pequeño pero esencial instrumento diseñado y fabricado en Madrid. Se trata de un medidor de viento y temperatura que se utilizará antes de que la sonda perfore el suelo marciano. Es una prueba más de la solidez de la industria espacial de la región.

El Twins —así se le ha bautizado, del inglés Temperature and Wind for InSight— se encuentra en ambos lados del InSight. Su trabajo es clave para la primera fase de la misión. El brazo mecánico de la sonda de la NASA explorará el interior de Marte hasta cinco metros. Pero, antes, necesita saber que la atmósfera está totalmente despegada. Aquí es cuando entran en juego los cilindros de 150 milímetros de ancho fabricados en Madrid. Gracias a sondas de calor, el Twins mide las ráfagas de viento. Así sirve de complemento al sismómetro para evitar falsas detecciones de sismos.

“Una ráfaga de viento podría mover la plataforma y leerse como un pequeño fenómeno sísmico”, comenta José Francisco Moreno, al mando del equipo de 15 ingenieros de Airbus (más otros que se han sumado al proyecto), que ha elaborado ese instrumento pensado para funcionar a la perfección en su estreno.

Ese dispositivo, como todos los del Insight, mezcla tecnología de precisión y resistencia. Ha tenido que superar el despegue, siete meses en el espacio y un aterrizaje en Marte. Y ahora debe aguantar condiciones marcianas con cambios de temperatura de hasta 80 grados, y mucho polvo. “Desde el punto de vista de la ingeniería, es un reto complejo”, explica Moreno. “Un gran éxito para la industria espacial madrileña, que no es casual. Contamos con ingenieros que tienen ideas muy interesantes y una inversión de muchos millones. Mandar una cosa a Marte no es nada sencillo”.

La tecnología del Twins ha aprovechado la de otro artefacto, también fabricado en Madrid. Se trata de la estación meteorológica (REMS) que se encuentra en el Curiosity y que analiza la temperatura del planeta, además de la presión, la humedad y los niveles de radiación ultravioleta.

“Así que ahora [con el InSight] tenemos dos centralitas meteorológicas, ambas construidas en Madrid, que envían datos directamente a la Tierra y que los ingenieros españoles pueden analizar”, mantiene Moreno.

Eugenio Fontán, gerente del Cluster madrileño aeroespacial, añade que la estación meteorológica “resulta crucial a fin de poner en marcha los protocolos de protección en casos de tormenta de polvo, uno de los elementos críticos de la misión”.

Polo tecnológico

Fontán recuerda, además, que las señales de la misión espacial de la NASA InSight se reciben y son procesadas, entre otras, en  la sede de Robledo de Chavela. Y que otra entidad, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, ha contribuido en el desarrollo de estos proyectos. “O sea, de Madrid al cielo se puede mejor decir, de Madrid a Marte“, afirma el experto.

Airbus, que ha liderado el proyecto del Twins, tiene su sede en el polo de Tres Cantos. Este lugar, ubicado a veinte kilómetros de la capital, es una pequeña Silicon Valley espacial. Aquí trabajan decenas de firmas que han colaborado en las principales misiones internacionales de los últimos años. Se hallan empresas como Sener, que ha colaborado con Airbus en el Curiosity, GMV, empresa puntera en centros de control, o Thales, otro gigante del sector.

Algunas de las firmas que trabajan en Madrid también están colaborando en las misiones del futuro. Como la europea ExoMars y la estadounidense, Mars2020, ambas enfocadas en buscar vida en Marte. Y, de paso, preparar el terreno para un futuro viaje tripulado a Marte. “La tecnología la tenemos, solo se trata de encontrar la oportunidad”, dice Moreno.

ÚLTIMA JOYA DE UN SECTOR PUJANTE

Rosetta. La sonda europea, lanzada en 2004, aterrizó diez años después en un cometa para analizar su superficie y enviar informaciones a la Tierra. La empresa madrileña GMV colaboró en el control de su trayectoria.

Galileo. Hasta 12 empresas españolas participan en el programa europeo de posicionamiento por satélite desarrollado por la UE. Muchas de ellas tienen sede en Madrid.

Curiosity y Opportunity. Antes del InSight, la NASA ha enviado otras dos sondas para bucear en Marte. Curiosity, el vehículo de exploración del planeta rojo, lleva una antena de comunicación fabricada en Madrid.

Fuente: https://elpais.com/ccaa/2018/12/01/madrid/1543684265_295708.html

 

Share

Eugenio Fontán: ‘Es el momento de formar parte de los países con una agencia espacial’

Infoespacial.com ha entrevistado a Eugenio Fontán, gerente del Clúster Aeroespacial de la Comunidad de Madrid, para conocer su visión sobre la industria española y cómo ve el futuro del New Space.

Knowledge Innovation Market (KIM), MRI International, Railway Innovation Hub (RIH) y el Clúster Aeroespacial de Madrid han celebrado un evento para debatir el estado y los retos del sector espacial bajo el lema ‘Clústeres para la innovación y la transferencia del conocimiento: El sector ferroviario y el sector aeroespacial‘, en Madrid.

Uno de los ponentes ha sido Eugenio Fontán, que ha focalizado su presentación en la labor del clúster en el sector espacial español. Además, ha incidido en los retos que tiene pendiente el país para consolidar su posición en Europa.

A continuación puedes leer la entrevista publicada en InfoEspacial.com:

¿Cuáles son los retos del sector espacial español?

Primero, los proyectos gubernamentales: los dos satélites de comunicaciones seguras ya en fase de definición. Además, el radar S3T de vigilancia, mantener una presencia activa en la Agencia Espacial Europea (ESA) con una participación sostenida en la contribución para los programas voluntarios, que es una línea prioritaria para España.

¿Es el momento de formar una agencia española?

Creo, con independencia de criterio y decisión, que es el momento para formar parte de los países con una agencia del espacio, que marque la estrategia espacial española a medio y largo plazo, desde el punto de vista industrial, manteniendo las especificidades de los diferentes actores: INTA, Hisdesat, CDTI, etc. Pero hace falta una coordinación. Esta agencia no debe suponer mayor coste para el sector.

 ¿Cómo valora que ha sido el 2018?

Creo que muy bueno. Sólo faltaría rematar los compromisos que hay que cerrar como los ya comentados al principio y dependiendo de los nuevos presupuestos, consolidar una cifra más acorde con nuestra posición relativa en Europa. Todos los países cercanos están incrementando su interés por el espacio, tanto en el sector civil y privado como en el gubernamental.

¿Cómo es de positivo para España acoger la ministerial de la ESA?

Es una gran oportunidad. El ministro Duque es el mejor representante que podemos tener en este foro y el Gobierno debe apoyar sus propuestas. España debe reforzar su presencia en la ESA con un incremento de su participación, para consolidar su nivel de quinto país de Europa, cuarto, una vez se consume el Brexit. Por ejemplo, las telecomunicaciones, que ahora se gestionan en el Reino Unido son una oportunidad para España.

Ante el actual auge del New Space, ¿cómo ve el futuro de este sector?

Es un nuevo reto. Aquí los tractores (Hisdesat, Hispasat y Airbus) deben hacer un ejercicio de liderazgo para ayudar al sector, especialmente a las pymes. El clúster está volcado con este nuevo concepto. Los programas europeos son una excelente oportunidad para ello. Este año de 2019 y el 2020 son claves, a mi juicio para formar parte de los países y los actores líderes en el desarrollo de este nuevo concepto. Esperamos tener ocasión de demostrarlo.

Fuente: http://www.infoespacial.com/es/2018/11/26/noticia-fontan-madrid-aerospace-momento-formar-parte-paises-agencia-espacial.html

Share