La industria española resultó fundamental en la misión Rosetta

El pasado 30 de septiembre la ESA finalizó la misión Rosetta. Al principio, su final estaba previsto para diciembre de 2015, pero se extendió hasta el pasado mes de septiembre, lo que ha hecho que sean 12 años de intensa actividad en los que la industria espacial española ha jugado un papel importante.

04/10/2016

La sonda se lanzó al espacio en 2004 y desde entonces ha estudiado el núcleo y el entorno del cometa durante su órbita alrededor del Sol. En su desarrollo participaron un total de nueve empresas españolas:

Airbus Defence and Space participó en esta misión con el diseño y fabricación del sistema de antenas de media ganancia. Su aportación se compone de dos antenas en bandas S y X, que sirven de sistema redundante y su función es entrar en  actividad en el caso de que la cola del cometa pudiera afectar a las comunicaciones de la  antena principal, en momentos tan críticos como el de la cercanía al Sol. También suministró el control térmico de ambas antenas y el de la cámara Osiris.

Crisa (Airbus Defence and Space) suministró la unidad electrónica del navegador de estrellas y la cámara de navegación, un equipo que gestiona el procesado y compresión de imágenes del navegador de estrellas embarcado en el satélite, y monitoriza y controla las cámaras de guiado. Estos productos se han utilizado con gran éxito también en las misiones de ESA Mars Express y Venus Express.

Alter Technology fue la encargada del aprovisionamiento centralizado y ensayos de componentes electrónicos. Esto supuso el manejo de 185.000 componentes en cerca de 1.500 productos diferentes, que requirió de una interfase con 72 fabricantes de componentes distintos. En cuanto a controles y actividades de ensayo en componentes, realizó más de 200 análisis físico-destructivos y cerca de 950 inspecciones de entrada. La interfase se realizó con más de 30 usuarios y experimentadores distintos.

Deimos Space definió la senda de Rosetta para llegar a su destino.

GMV ha tenido una participación clave en la fase de concepción de la misión dado soporte al Centro de Operaciones Espaciales Europeos (ESOC) y en la planificación de las operaciones científicas, control de la planificación de tres instrumentos y preparación de las operaciones para la fase principal de la misión, todo ello desde el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC). La empresa ha participado desde 2004 en las operaciones de dinámica de vuelo, diseño de trayectorias, procesado de imágenes tomadas con las cámaras a bordo y estimación de las características del cometa que tienen influencia en la navegación.

Por otro lado, GMV también contribuyó en el mantenimiento desde la Agencia Espacial francesa (CNES) de las herramientas de cálculo de los criterios de iluminación y visibilidad necesarios para decidir el punto de aterrizaje sobre el cometa, así como las posibles trayectorias de Philae.

GTD se encargó del Sw embarcado: el se del lanzador A5 fue modificado para poder soportar misiones de más de dos horas de duración. También llevó a cabo la modificación del sistema de localización y trayectografia (SLT), que forma parte del segmento suelo A5 (Kourou). El objetivo fue dar soporte por primera vez a misiones de más de dos horas de duración y una vuelta completa a la tierra.

Sener trabajó tanto en la plataforma como en la carga útil de Rosetta. Suministró dos mástiles desplegables, 15 persianas de control térmico activo, la unidad electrónica de control de todo el instrumento Giada, en colaboración con el Instituto Astrofísico de Andalucía (IAA), así como las pantallas ópticas de atenuación de la radiación incidente sobre las dos cámaras de navegación y los dos rastreadores de estrellas.

Sener también fue responsable, junto con el INTA y el IAA, del diseño e integración de la unidad electrónica de control y del mecanismo de las ruedas de filtros de las cámaras de banda estrecha NAC y banda ancha WAC del instrumento Osiris.

Thales Alenia Space España desarrolló y suministró siete equipos de electrónica y radiofrecuencia para Rosetta. En concreto los tres primeros serían el Solar Array Drive Electronics (SADE), dos unidades electrónicas de control para la orientación de los paneles solares; el AOCS Interface Unit (AIU), un equipo interfaz entre el ordenador del satélite y los equipos encargados de garantizar su posicionamiento y orientación.

Los otros cuatro equipos son el Remote Terminal Units (RTU), dos equipos de interfaz entre el ordenador y diversos equipos de la plataforma y de la carga útil; el Radiofrequency Distribution Unit (RFDU), una red de interconexión de los transpondedores en banda S con las antenas; y el Waveguide Interface Unit (WIU), una red de interconexión en guía de onda del subsistema de comunicación en banda X.

Tryo Aerospace contribuyó a la antena parabólica de banda X utilizada para las comunicaciones entre el satélite y la Tierra, suministrando el alimentador  de la misma. Este equipo está compuesto por una bocina corrugada responsable de la iluminación en radiofrecuencia del reflector unida con un septum que proporciona la polarización circular, ambos fabricados en aluminio, que están sujetos a la estructura del satélite y apuntados al reflector mediante un soporte de titanio.

Con el aterrizaje final de la sonda Rosetta sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, ha llegado a su fin una de las misiones espaciales más espectaculares. Sin embargo, el legado de Rosetta mantendrá ocupados por muchos años a los científicos hasta que hayan evaluado el enorme volumen de datos valiosos que ha suministrado.

Fuente: http://www.infoespacial.com/es/2016/10/04/noticia-industria-espacial-espanola-fundamental-mision-rosetta.html

 

Share